lunes, 28 de junio de 2010

Plagio 2.0 - Los chicos sí, y los grandes...

En algunas ocasiones nos encontramos debatiendo sobre la legitimidad de trabajos prácticos de nuestros alumnos, y su apoyo en sitios como "el rincón del vago" ó "Monografías.com". En tiempos de rápido copiar y pegar, transcribo un fragmento de una columna de Hernán Maglione (Diario La Capital, de Rosario), para comenzar a reflexionar y trabajar el tema de citar fuentes, en nuestros encuentros de capacitación docente martes y jueves.
[...]"La economía del siglo XXI es una máquina generadora de plagios. Escrita así, sin comillas y con mi firma allá arriba, la sentencia es un descarado plagio a Roger Cohen, periodista de The New York Times que en una de sus columnas se dedicó al caso de Helene Hegemann, una adolescente alemana que publicó un éxito de ventas llamado Axolotl roadkill. Resulta que parte del libro en cuestión está copiado de Strobo, novela escrita por un bloguero llamado Airen. La plagiadora se defendió argumentando que "la autenticidad no existe, sólo la sinceridad. Yo me sirvo de todo lo que me inspira y de las cosas que me estimulan". Toda una declaración de principios de la Generación 2.0.
Internet es el reino del copy paste: copiar de allá, pegar aquí, y lo tuyo es mío en nombre de la sociedad de la información. No parece una tarea muy complicada atribuir el mérito al autor, pero son pocos los que se toman esa "molestia" a la hora de difundir un idea. Por eso, si bien la web se convirtió en la gran biblioteca universal, cada vez es más difícil encontrarse con un dato cierto, una cita real, una "verdad" escrita por su autor original. Lo que algunos no entienden es que, por estos días, es tan fácil copiar y pegar como encontrar a un plagiador.[...]"Texto completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si sos usuario anónimo, please firmá con tu nombre...